HABLEMOS DE NEUROPLASTICIDAD…

Lidia Parra

Co-directora de InterActúa.

La plasticidad neuronal es sencillamente la capacidad que tiene el cerebro de aprender, o dicho de otra manera, es la capacidad que tiene nuestro sistema nervioso de crear nuevas conexiones nerviosas a partir de la interacción con el entorno.
Este aprendizaje se realiza de manera constante a medida que vamos recibiendo estímulos o van ocurriendo acciones a nuestro alrededor, no se realiza de manera rápida y sin estructuración, al contrario, el aumento de conexiones nerviosas da lugar a una estructura y una organización cerebral que lleva al niño y al adulto al aprendizaje  y es en ello en lo que está basado el desarrollo del niño. La plasticidad cerebral es mayor en los primeros años de vida y es por eso que en estos años, desde el nacimiento hasta los 6 años aproximadamente, ocurren tantos cambios en el desarrollo del ser humano.
El movimiento normal permite un desarrollo sensorio-motor adecuado, al igual que un desarrollo cognitivo y de la comunicación. Esto podemos observarlo cuando el niño puede cubrirse con sus manos los ojos para hacer el cucú-trás, por ejemplo….
Cuando nos encontramos con un niño que tiene una afección motora, inevitablemente vamos a observar que presenta una alteración en el movimiento normal y por lo tanto en las posibilidades de un desarrollo normalizado.
El niño aprende lo que hace porque lo realiza durante mucho tiempo, ya sea una actividad correcta o una actividad incorrecta, al igual que presenta dificultades para acceder al entorno, por ejemplo, cuando un niño presenta  dificultades de exploración del entorno a consecuencia de una mano cerrada o unos brazos rígidos en extensión…Es por eso que,  nuestro tratamiento se debe basar en realizar de manera correcta una actividad o movimiento motor,  o en facilitar las estrategias para realizar una actividad que sin nuestra ayuda no podría o la realizaría como refuerzo del patrón patológico  (como es en muchas ocasiones el empuje extensor de la cabeza a la hora de realizar una actividad). Así pues, refiriéndonos al aprendizaje, debemos  repetir muchas veces la misma actividad de manera correcta, para que ésta sea aprendida.
Modelo de intervención actual
Actualmente se basan en tratamiento ambulatorio para el niño con retraso psicomotor, lesión cerebral o alteración en el neurodesarrollo. Este modelo trata de realizar un tratamiento en consonancia con la familia donde en 45 minutos debemos tratar al niño y pautar continuamente a la familia en cuanto a las habilidades motoras o de aprendizaje global que vaya realizando el niño. Este modelo ha de reforzarse no sólo en casa, sino también en la escuela, por lo que es importante la coordinación con el aula.
Modelo de intervención específico en InterActúa.
El modelo que desarrolla nuestro equipo multidisciplinar atiende a un tratamiento continuado, de forma que los niños permanecen en nuestro centro de manera prolongada, lo que permite ampliar el tiempo de objetivos de trabajo con ellos de manera individualizada y con la ayuda que puedan requerir, proporcionándoles así la oportunidad de aprender. Zona de desarrollo próximo Vigotsky.
Basándonos en la capacidad de aprendizaje, en algunas ocasiones hemos de entender el tratamiento específico del niño cuando es pequeño, como la oportunidad de organizarse, de estructurar y de sentar unas bases estables para el futuro, esto llevará al niño a poder desarrollar al máximo de su potencial.

Anuncios

PROGRAMA INTEGRAL DEL NIÑO

Niños* con Alteraciones en el Desarrollo, Parálisis o Daño Cerebral Adquirido
*Dirigido a niños de 0 a 6 años, en edad de escolarización NO OBLIGATORIA

INTRODUCCIÓN

La actuación precoz en los primeros años de vida, favorece una mejor disposición en el progreso del desarrollo global del niño.
El Programa Integral Específico de InterActúa, dirigido a niños en edad de escolarización NO OBLIGATORIA de 0 a 6 años, está basado desde un enfoque INTERDISCIPLINAR y desde el punto de vista SENSORIO-MOTOR, en respuesta a la necesidad de atención continuada que requieren estos niños y facilitar la conciliación de la vida familiar y profesional de las familias con alguno de sus hijos que tienen este tipo de afectación.
Partiendo del Concepto Bobath, cada programa se diseña de forma individual, una vez valorado por nuestro equipo y considerando las características específicas del niño, previo establecimiento de unos objetivos concretos y comunes marcados para cada alumno/paciente.
La valoración por parte de un equipo multidisciplinar en el tratamiento, es fundamental para el niño que presenta retrato sensorio-motor, ya que permite una intervención global para su integración en el día a día.
Estos objetivos se alcanzan mediante la visión del equipo formado por tantos profesionales como requiera la situación y momento del niño: maestros, fisioterapeutas, logopedas, psicólogos, terapeutas ocupaciones y auxiliares.

TRATAMIENTOS CONTINUADOS

La implementación de estos tratamientos, benefician tanto el aprendizaje funcional y la autonomía del niño, como su permanencia en el tiempo.
Prolongamos las horas de intervención en las siguientes áreas:

Área Sensorial
El niño toma consciencia de sí mismo y de su entorno a través de la experimentación. Mediante actividades táctiles, sonoras, visuales, gustativas, vestibulares y propioceptivas.

Área Motora
El niño adquiere control postural y control del movimiento. La realización de movimiento funcional da lugar al aprendizaje y desarrollo de actividades de la vida diaria.

Área Cognitiva
El niño adquiere nuevos aprendizajes, favoreciendo la funcionalidad de los mismos y generalizándolos con el entorno.

Área Comunicativa
Se estimula y se favorece la comprensión y expresión del lenguaje. Se introducen sistemas aumentativos o alternativos de comunicación.

En este sentido y teniendo en cuenta que la alimentación se considera una actividad terapéutica a la vez que un hábito fundamental en la vida del niño, el Programa Integral Específico de InterActúa, ofrece a las familias la opción de servicio de comedor para su hijo.

PROGRAMAS PERSONALIZADOS

Estos programas personalizados permiten a nuestros profesionales trabajar con cada niño específicamente a lo largo de cada jornada y durante la estancia en nuestro centro, atendiendo a su situación motora, mejorando el control postural, alineación y simetría y adquiriendo patrones de movimiento normalizados.

Diariamente, el niño recibirá su tratamiento específico a nivel sensorio-motor, cognitivo, social o comunicativo, creando para ello un entorno lo más rico y motivante para el aprendizaje.

Aunque la mayoría de tratamientos se realizan de forma individualizada, los beneficios que aporta en determinados niños el intercambio socio-afectivo entre iguales serán igualmente valorados por nuestro equipo de profesionales, que adaptados a las necesidades específicas del niño, vienen a complementar su tratamiento.

Cada niño procesa y facilita el acceso a la comunicación, el movimiento, el juego, las actividades y la relación entre iguales, siendo nuestra tarea promover la mayor funcionalidad en sus aprendizajes y autonomía. Propiciando para ello, la adaptación del entorno y la elaboración de materiales específicos e individualizados.

ATENCIÓN A LAS FAMILIAS

Se realizarán tutorías de forma periódica con los siguientes objetivos:
– Explicar o evaluar el programa del niño atendiendo las necesidades reales de las familias.
– Explicar pautas de manejo postural, de alimentación, comunicación o estimulación cognitiva.

TEMPORALIDAD

Atendiendo al Calendario Escolar 2017/2018 para la Provincia de Almería, el Programa Integral de InterActúa, comienza el día 11 de septiembre y finaliza el 22 de julio.

PRECIOS Y MATRÍCULAS

Consultar según las necesidades y objetivos del Programa Específico de cada niño.
Grupos reducidos

INFORMACIÓN Y CONTACTO

Avda. del Mediterráneo, 9. Local 11. 04007 Almería.

Tlfs. 950 106 823 / 644 011 135

http://www.interactua.es

EL JUEGO SIMBÓLICO

Ana Ramos.
Psicóloga de Centro InterActúa.

Antes de hablar de juego simbólico, veamos qué es el juego. El juego es, en general, aquella actividad recreativa, de ocio, que nos gusta y con la que disfrutamos. El juego es una fuente de placer, un medio de expresión, experimentación y creatividad.
Juego simbólico es aquel en el que los niños son capaces de imitar y representar actividades, conductas, roles y situaciones que tienen lugar en la vida real. Aquí los objetos que utilizamos tienen un significado añadido, ya que de algún modo se transforman para simbolizar otros objetos que no están ahí. Este juego es posible ya que se recrean diferentes situaciones a través del juego que implican “hacer como si” comiera, usando un palillo en vez de una cuchara o “hacer como si” fuera la madre o el doctor de su muñeca.Se trata de una actividad que le ayuda a desarrollar y ampliar su lenguaje, desarrollar la empatía, asimilar el mundo que les rodea, la imaginación y creatividad, la cooperación y socialización, fomentar la toma de decisiones así como el desarrollo de su autonomía, trabajar la canalización de emociones, sentimientos y consolidar sus representaciones mentales.
¿Cómo saber qué juguetes o juego corresponde con la edad de cada niño?
Para ello nos basamos en su desarrollo evolutivo con el fin de estimular y potenciar su aprendizaje. A cada rango de edad le corresponde una fase, la cual tiene que ir de forma consecutiva. En relación al juego en la infancia y el número de fases, la teoría más conocida es la de Jean Piaget (1896-1980), psicólogo y biólogo famoso por sus estudios sobre la infancia, el cual sostenía que la dificultad de los juegos va en concordancia con el desarrollo de su inteligencia, hablamos de la “Teoría del Desarrollo” y “Estadios Evolutivos”.

Edad Tipo de juego Estadio
De 0 a 2 años Funcional o de ejercicio/Construcción Sensioromotor
De 2 a 6 años Simbólico/Construcción Preoperacional
De 6 a 12 años De reglas/Construcción Operaciones concretas
De 12 a 18 años De reglas/Construcción Operaciones formales

Juego Funcional o de Ejercicio
Es un juego de ejercicio, que no entraña ningún simbolismo, sino sólo repetir por placer movimientos y actividades para lograr controlarlas.Los juegos se centran en la acción, los movimientos, la manipulación, la experimentación y la observación.Ejercitan los sentidos y el movimiento favoreciendo el conocimiento del mundo que les rodea.Empiezan jugando con su cuerpo para terminar dominado el movimiento y con ello el espacio.

Juego Simbólico
La función simbólica es la capacidad de imaginar, recordar situaciones, objetos, animales o acciones sin que estén presentes.En esta etapa aparecen algunas fobias y miedos, en las que el juego puede resultar muy útil para canalizarlos y aprender a enfrentarse a ellos.Como se dice al inicio, el juego simbólico tiene beneficios como, comprender y asimilar el entorno, conocer los roles sociales, normas de conducta, valores y la socialización, favorece la imaginación y la creatividad y desarrollar el lenguaje.
Proceso que siguen las relaciones entre los niños/as en el juego simbólico.
Juego Individual: Al principio el niño juega sólo sin tener en cuenta a los demás. Este tipo de juego es frecuente antes de los 2 años.
Juego Paralelo: Es un tipo de juego individual, parece que los niños/as, juegan juntos, pero no hay ninguna relación entre ellos, observan a sus iguales sistemáticamente, modificando a veces el propio juego por imitación del juego que ven realizando a los demás. Normalmente este tipo de juego es más frecuente entre los 2 y los 4 años.
Juego Compartido: Juegan juntos organizando entre todos el juego, se observa este tipo de juego a partir de los 4 años.

Juego de Reglas
Aparecen hacia los 4 o 5 años, pero no será hasta los 6-7 años cuando se conviertan en base de los juegos. Son el grado superior en la evolución del juego simbólico y están ligados al desarrollo de las relaciones sociales. Combina el ámbito sensoriomotor, intelectual e imaginativo. La diversión más que del juego proviene del resultado. En esta etapa es cuando se enseña a ganar y perder, respetar turnos y opiniones, se afianza el aprendizaje de conocimientos y habilidades junto con el desarrollo del lenguaje, memoria, razonamiento, atención y la reflexión.
Juego de Construcción
Aparece a los 12 meses y va evolucionando a lo largo de la infancia. Facilita motricidad fina y gruesa y la coordinación óculo-manual, desarrolla atención y concentración, estimula el esfuerzo por alcanzar una meta, facilita la práctica del pensamiento abstracto, potencia la creatividad y facilita el juego compartido y la socialización.

Para terminar, podríamos decir que a través del juego el niño experimenta, comprende la realidad, aprende normas y valores, libera tensiones, desarrolla su imaginación, resuelve conflictos y se socializa. El juego contribuye al desarrollo motor, cognitivo, social y afectivo.
En cuanto al desarrollo motor: Favorece el control del cuerpo, postura, marcha, fuerza y equilibrio. Favorece la integración de las percepciones visuales, auditivas, táctiles y motoras a escala cognitiva y facilita el desarrollo psicomotor al manipular, saltar, con la sincronización de movimientos, motricidad fina y gruesa y la coordinación óculo-manual.
Las aportaciones al desarrollo cognitivo son; el desarrollo del pensamiento y la inteligencia, desarrollo del lenguaje, percepción y comprensión del mundo que les rodea, desarrollo de la imaginación y creatividad, aprendizaje de relaciones causa-efecto, diferenciar formas, colores y texturas y comprensión del funcionamiento de los objetos.
En cuanto al desarrollo social; la adquisición de normas, valores, costumbres, roles, conocimientos y conductas de la sociedad en la que vive. Conformación de la personalidad y el concepto de sí mismo y la socialización al respetar las reglas, esperar el turno, cooperar, compartir y sobre todo establecer vínculos de amistad.
Por último el juego favorece el desarrollo emocional y afectivo ya que ayuda a exteriorizar emociones, agresividad y sexualidad, fomenta la autoestima y autoconfianza en sí mismo, descarga tensiones y temores, tiene función de catarsis, sirve de aprendizaje de técnicas de solución de conflictos, asimilación de experiencias positivas y negativas y fundamentalmente aprenden a asumir roles socioemocionales.
Podemos decir que es cuando lo real pasa a ser imaginario y lo literal se convierte en fantasía.

¡¡Feliz verano!!

Laura Algarra.
Psicóloga de Centro Interáctúa.

En verano las familias disfrutan de más horas juntos, lo fundamental es que sea tiempo de calidad y gratificante para todos. Para ello, os dejamos algunas estrategias para aprovechar al máximo cada minuto. Se tiene que tener en cuenta que el entorno es muy importante ya que la adaptación de éste determina el éxito de la participación en las actividades. Y es que, todas las situaciones son entornos de aprendizaje y las actividades de la vida diaria se pueden utilizar para potenciar las habilidades de vuestros pequeños.
Pautas durante las vacaciones:
-Seguir usando las agendas visuales y paneles de información para anticipar las rutinas y acontecimientos especiales (por ejemplo, reuniones familiares, excursiones, visitar lugares nuevos o recibir visitas en casa). “Mi hijo habla, no necesita agendas”, “si él entiende todo lo que le digo”, “si uso fotos nunca hablará”. Seguro que usáis calendarios, listas de la compra, recetas de cocina, señales de tráfico o instrucciones de montaje para muebles. Esto quiero decir, que nosotros también queremos dotar de estructura nuestra vida diaria y necesitamos apoyos visuales. Ellos también.
-Además, un ambiente estructurado, predecible, con códigos viso-espaciales evitará rabietas y prevendrán conductas problema. No olvidéis que la predicción es comprensión.
-Organizar el día en una actividad central y en tareas.
-Darle instrucciones claras acompañadas de gestos y signos. Tiene que entender en cada situación lo que se espera de él, qué tiene que hacer, cómo y cuánto tiempo dura.
-Poner límites (son vacaciones pero siguen existiendo normas).
-Repasad los aprendizajes trabajados durante el año y realizad ejercicios nuevos.
-Cuanto más salgáis de casa mejor. Realizar actividades diferentes con vuestros hijos, conocer otros adultos y niños nuevos fomentará sus habilidades comunicativas. Todas las interacciones cuentan y ayudarán a generalizar aprendizajes. La piscina es una buena opción para motivar conductas adaptativas. Además, se mejora la atención sostenida, el seguimiento de órdenes, el control postural, la planificación motora y la armonía de movimientos. ¡Y qué mejor remedio contra el calor!
Algunas ideas de actividades funcionales:
Para que vuestros pequeños comprendan y den sentido a las acciones podéis fabricar vuestro propio material para divertiros en casa, con materiales manipulativos y adaptados que ofrezcan información visual. Asimismo, el material debe de ser flexible y que pueda retirarse el apoyo inicial, es decir, que se pueda realizar la actividad de la misma forma pero sin ayuda.
-Clasificar objetos por color (piezas de rompecabezas, ceras, coches, cubiertos o globos)
-Asociar conceptos con su nombre, por ejemplo, colores, animales, objetos de la casa, instrumentos musicales y objetos del colegio.
-Trabajar los números: asociar número con su cantidad, emparejar números de forma aleatoria o por orden, rodear el número indicado y repasar la grafía de los números.
-Trabajar las letras: asociar cada vocal con su grafía, asociar consonantes y vocales, rodear la letra indicada, abecedario en mayúscula y minúscula. Según en la fase de aprendizaje que esté el niño se puede introducir o repasar la lectura globalizada.
-Trabajar las profesiones: emparejar herramientas de las diferentes profesiones y asociar herramienta, profesión y acción.
-Reforzar vocabulario en las actividades de la vida diaria (en la comida, en el baño o al vestirnos) y practicar las elecciones y peticiones. En el parque y en la playa jugar a juegos de turnos y con juguetes compartidos para mejorar la tolerancia a la frustración.
-Juego simbólico para trabajar la imitación de actividades de la vida diaria, el uso funcional de objetos cotidianos (coche, cuchara o toalla) y los roles. Por ejemplo, dar de comer o bañar a un muñeco, hacer como si una caja fuera un tren, hacer de doctor o de peluquero. Además, se trabaja la atención compartida al realizar una misma actividad.
-Ordenar un monedero con dinero de juguete, tarjetas caducadas para mantenerlos ocupados.
-Pegatinas de gel con formas para jugar en el espejo de casa o en las ventanas del coche si vais de viaje.
-Actividades de motricidad fina: ensartar piezas, hacer un collar o pulsera de macarrones, rasgar papel, abrochar botones,
-Ayudar en las tareas de la casa, es decir, podemos asociar nuevas órdenes a rutinas del hogar, fomentando la autonomía personal y la autoestima. Aquí os dejamos algunos ejemplos:
-Emparejar los calcetines al terminar la lavadora o clasificar toda la ropa en categorías, por ejemplo, la ropa interior, las camisetas, los pantalones etc.
-Guardar sus juguetes o cuentos en cajas.
-Tirar cosas a la basura.
-Regar las plantas.
-Preparar su mochila para salir a la calle.
-Recoger el baño después de la ducha y llevar la ropa sucia al cesto.
-Ayudar a vestirse y darle opciones para que elija que quiere llevar ese día (por ejemplo, entre dos camisetas).
-En los recados que lleve la bolsa menos pesada.
-Mientras se prepara la comida que busque utensilios de cocina, que entregue los ingredientes que les pidáis y que ponga la mesa.

¡Feliz verano!

APRENDE CANTANDO

Noelia María Sánchez León  

Alumna de fisioterapia 4º curso.  Fisioterapeuta  junio 2017.

Desde hace muchos años se está utilizando la música como herramienta terapéutica y preventiva en el campo de la medicina. Se trata de un tipo de lenguaje que facilita la comunicación y la exteriorización de los sentimientos. Además se puede considerar una disciplina funcional y sistemática que requiere de métodos y técnicas específicas para mantener o rehabilitar la salud de los pacientes tanto adultos como niños.

En este artículo nos centraremos en la musicoterapia dirigida a niños y su entorno como son los padres o cuidadores. En primer lugar esta música puede ir dirigida al feto a partir del cuarto mes, cuando está demostrado que escuchan.Esto hace que se fortalezca el vínculo madre-hijo y transmite sensaciones agradables y relajantes estimulando su sistema neurovegetativo.

Principalmente nuestro interés será después del parto en el que también la música y en concreto las canciones infantiles pueden tener un efecto muy positivo como terapia adicional en niños con alto riesgo, como son los niños prematuros. El efecto relajante disminuye indirectamente la percepción dolorosa y el estrés. También tiene un control en el dolor y la ansiedad, lo que tendrá un efecto positivo sobre el sistema inmunológico. 
En Interactúa se suelen utilizar unas canciones populares infantiles en las que se crea un ambiente agradable para los niños desde los más pequeños, con tan solo unos meses,a los más mayores, lo que quiere decir que los efectos positivos de la música no tienen edad. Es muy beneficioso tanto para la relajación como para centrar la atención de los niños con déficit de la misma. Esta música regula el comportamiento sensitivo y motor si se encuentra alterado, como por ejemplo puede disminuir las estereotipias de los niños que las sufren.

“ Yo tengo una casita que es así y así, que por la chimenea sale el humo así y así; y cuando quiero entrar yo golpeo así y así; me limpio los zapatos así, así y así “

Además es una ayuda para los padres, les servirá para cantarle estas canciones en casa lo que a los niños les recordará involuntariamente lo que hacían en el tratamiento, y les servirá a sus padres para tener otra forma de relajar o hacer que su hijo le preste más atención también en casa.

Por último, puntuar que esta música es ideal para que los niños entre sí se relacionen cantando juntos o simplemente escuchándolas juntos, sobre todo para esos niños con una dificultad añadida para relacionarse con otros, como pueden ser los TEA. Sin olvidar los beneficios del movimiento al escuchar una melodía o al imitar los gestos que hace la terapeuta en una canción.

En conclusión, la música enriquece el alma y, más aún, si quién lo canta lo hace con tanto cariño como todas las profesionales de interactúa, donde te guste o no cantar lo acabas haciendo y disfrutando de la música y sus beneficios. Porque puedo afirmar que las canciones han hecho fijar la mirada a niños a los que nunca los había visto hacerlo o tararear a niños que nunca los había escuchado comunicarse.

PSICOMOTRICIDAD VIVENCIADA.

Natalia Escanez
Fisioterapeuta de Centro InterActúa.
Psicomotricista.

Desde los primeros días de vida del niño no es un ser pasivo y nace con aptitudes para tomar la iniciativa y conducir interacciones eficaces tanto con el adulto que se ocupa de él como con los objetos y el entorno. El bebé viviendo en un equilibrio emocional y afectivo satisfactorio y participando “activamente” en sus cuidados toma la iniciativa para buscar un objeto que le interesa, explorarlo, manipularlo, jugar. Así el
niño tendrá experiencia de autonomía y repetidas experiencias para ir conformando su pensamientoLa.
La psicomotricidad es la práctica en la cual, gracias al acompañamiento que el psicomotricista o fisioterapeuta ofrece al niño, se potencia la expresión intelectual, motora, emocional, afectiva y comunicativa mediante la relación que el niño establece con el espacio, el tiempo, los objetos y las personas. Es una experiencia vital en la que el niño irá tomando conciencia de sí mismo y de su vinculación con el entorno.
El objetivo principal de la psicomotricidad es el desarrollo integral del niño.
En los primeros años de vida el niño se va encontrando con situaciones nuevas constantemente y está sujeto a grandes cambios, entre ellos, la entrada a la escuela. Dejará de pasar más tiempo en casa para comenzar a establecer contacto con otro entorno y esto puede ser difícil para él. La psicomotricidad va a ayudar en su adaptación y en posteriores sucesos que se vayan dando a lo largo de su vida escolar y también fuera de la escuela.

Los objetivos generales que planteamos son:
-proporcionar a los niños una interacción con el entorno y con otros niños (los iguales)
-favorecer el juego cooperativo (establecimiento de normas, compartir juguetes…etc)
-iniciar el movimiento en el juego simbólico

Como objetivos específicos, trasladaremos objetivos de tratamiento a un entorno lúdico tratando de mejora:
-la propiocepción
-el equilibrio y la coordinación
-la asimetría
-la estabilidad
-el movimiento en el espacio (capacidad viso-espacial) y conocimiento del mismo

La psicomotricidad vivenciada, permite disfrutar del movimiento a la vez que se trabaja desde la visión de la pedagogía del descubrimiento, es decir, busca situaciones espontaneas, siempre cmabiantes, que puedan conducir a cada niño, de acuerdo con la personalidad de cada uno y de sus motivaciones a formas de expresión y abstración muy diferentes.

Aprender jugando…. Crecer experimentando.

SI TU ME DICES PIS… LO DEJO TODO

Ana Bonachera
Nuria Lahoz
Terapeutas ocupacionales.
Equipo InterActua.

¡ADIÓS AL PAÑAL!
En artículo os ofrecemos unos consejos y pautas para que podáis ayudar en el aprendizaje del control de esfínteres a vuestros hijos.
Una de las preguntas más comunes es a qué edad debe iniciarse. Para que el niño tenga éxito debe estar preparado mental y físicamente; por tanto debéis dejar que sean los propios niños quienes den señales de estarlo y nunca forzar la situación.
¿Cómo puedes ayudar a tu hijo a estar preparado?:
• Intenta familiarizarlo con el orinal y el baño antes de quitarle el pañal.
• Deja que entre al baño cuando estéis vosotros, los niños aprenden por imitación, sobretodo de sus padres.
• Déjale que tire de la cadena.
• Poner un orinal en el baño puede despertar el interés del niño.
• Una muñeca o un osito pueden mostrarles para que sirve el orinal o el retrete en realidad.
• También os ayudarán los cuentos que hablen sobre el tema.

IMG_5124
• Los hermanos mayores y los amigos pueden ser un gran ejemplo. Permite a tu hijo verles usar el baño.
• Cuando le cambies el pañal, coméntale lo mojado que está. Si notas que está a punto de hacer caca, dile con tranquilidad lo que crees que va a pasar.
• Escoge palabras que pueda usar en público, por ejemplo: “pipí, caca, pis etc. “y utiliza siempre las mismas palabras.
• Mostrar rutinas y actividades relacionadas con el uso del inodoro
• Puedes empezar a cambiar en pañal en el cuarto de baño de pie en lugar de en el cambiador.
• Vaciar su pañal en el wc asegurándose que el niño/a mira ese proceso
• Animar a que se siente en el inodoro mientras se prepara el nuevo pañal
¿Está tu hijo preparado?
• Debe ser capaz de permanecer “seco” al menos durante 50 min. Registro durante 2 días.
• Puede permanecer tranquilo/a sentado en el inodoro u orinal durante una par de min.
• Muestra algunos signos de “notar” o ser consciente de que está mojado o sucio.
• Es capaz de seguir algunas órdenes sencillas: “siéntate”, “espera” o “ven”.
¿Orinal o inodoro?
• No existe una norma general
• Depende del niño/a: sentirse a gusto y seguro/a
• En casos de marcada resistencia a los cambios y dificultad para aceptar modificaciones en las rutinas: directamente inodoro.
Si ya está preparado para dar el paso:
Ten en cuenta que una vez empezado es mejor que no dudes y se lo quites de verdad.
Al volvérselo a poner según la circunstancia, él entenderá, entonces, que se puede hacer “pis” según la circunstancia.
Es mejor educar a tu hijo a controlar durante el día y esperar algún tiempo a que lo haga por la noche. También es más recomendable iniciarlo en verano que en invierno.
ullSizeRender

Pasos a seguir durante el aprendizaje:
La retirada definitiva del pañal necesitará un proceso de aprendizaje lento y gradual con errores y éxitos.
Nuestra actitud deberá ser tranquila y comprensiva ayudándole a que no se sienta mal cada vez que se haga pis encima y demostrándole con naturalidad que eso es normal y que le pasa a todos los niños. Y animándole con los pequeños progresos que irá haciendo.
1. Establecer un horario:
• Llévalo al baño 10 minutos antes de cada una de las horas en que normalmente orina o evacua.
• Anímale para que permanezca sentado en el wáter un par de minutos.
• Si tu hijo no tiene una pauta regular, la primera hora de ir al baño sería 15 minutos antes de la hora en que por primera vez se registró una micción o evacuación. Entonces, podrás programar las veces de ir al baño cada 2 horas a partir de esta.
• Utiliza, si fuera necesario, algún juguete u objeto atractivo específicamente seleccionado y usado para este objetivo.
• Puedes darle de beber bastante líquido media hora antes de que toque llevarle al servicio.
• Realiza un registro para poder tener información objetiva sobre el ÉXITO, RAPIDEZ o DIFICULTAD de la retirada del pañal.
2. Crear rutinas
• Trata de asociar la conducta de hacer pis con actividades y situaciones rutinarias: siempre al levantarse, antes de salir de casa, después de merendar, al volver del colegio, antes de acostarse.
• Aprovecha tus rutinas naturales.
• Que las conozcan y las sigan todas las personas que cuidan al niño.
3. Emplear refuerzos:
• Inmediatos y muy atractivos
• Empléalos de manera consistente cada vez que tu hijo/a consiga el objetivo
• Objetivos concretos y claros; por ejemplo: permanecer sentado en el wc.
• Los refuerzos van perdiendo fuerza con el uso: Obsérvalo y cámbialos
• Acompaña cualquier premio material siempre con un refuerzo social (abrazo, sonrisa, aplauso, beso, decirle que lo ha hecho muy bien…)
4. Asegurar un entorno tranquilo y cómodo: para ello podemos utilizar algunos complementos como son las fundas de taza (que evitan el frío), los adaptadores de taza, banquitos para los pies u orinales evolutivos. Además retiraremos cualquier estímulo distractor, no tiraremos de la cadena mientras están sentados; y si les resulta incómodo que salpique el agua del wc se puede evitar colocando un trozo de papel higiénico sobre el agua del wc.
5. Emplear apoyos visuales: se puede colocar la secuencia de acciones a seguir. Pondremos más o menos pasos en función de la edad del niño/a. Para ello se puede usar pictogramas o fotografías. Y como complemento podemos utilizar marcadores de tiempo como relojes de arena.
6. Dotar de un sistema de comunicación eficaz con el que el niño/a pueda expresar su necesidad de ir al baño: mediante gestos, intercambio de fotos o si hay lenguaje verbal que puedan utilizar palabras sencillas (pis/caca). En este aspecto es importante que el niño/a lo utilice antes de llevarle al baño.
Noches secas:
La mayoría de los niños no están preparados para pasar secos las noches hasta los 3 años, y muchos tardan más. Al igual que en cualquier aprendizaje cada niño es diferente.
No fuerces a tu hijo a dejar los pañales durante la noche. No tiene demasiado sentido intentar que no se haga pipí de noche si no es totalmente fiable de día.
Para empezar, quítaselo solo en las siestas. Si el niño lleva unos días despertándose seco, prueba a quitárselo por la noche.
Si ves que a tu hijo le resulta imposible no hacerse pipí en la cama no dudes en volver a ponerle el pañal, sin recriminarle e inténtalo de nuevo más adelante.
Retiraremos el pañal cuando el niño/a se despierte varias mañanas seco. Para ello:
1. Escoge una noche en la que al día siguiente no tengas nada importante y explícale lo que va a pasar.
2. No beber demasiado durante las 2 horas antes de acostarse.
3. Intenta asegurarte de que tu hijo vacía la vejiga justo antes de ir a la cama y anímale a hacer pis tan pronto como se levante.
4. Asegurarse de que no recibe atención y por lo tanto refuerzo cuando moja la cama.
5. Felicítale cada vez que se despierte con la cama seca.
6. A algunas familias les ha resultado levantar al niño de la cama cuando ellos se van a acostar para ponerlo a hacer pis.
¿Cómo podemos actuar ante los pequeños incidentes?
El apoyo y la confianza son demostraciones con las que los padres pueden ayudar a sus hijos a superar esta difícil situación.

zeRender

FullSizeRender

FISIOTERAPIA Y PREMATURIDAD

Mª del Mar Sánchez Joya
Fisioterapeuta pediátrica
Colabora con InterActúa.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), se considera a un niño prematuro cuando nace antes de las 37 semanas de gestación (SG). Se clasifica como extremadamente prematuro cuando nace con menos de 28 semanas; muy prematuro cuando nace entre las 28 y 32 semanas; y prematuro moderado o tardío cuando nace de la 32 a la 37 semanas.
En España, el número de nacimientos prematuros ha aumentado un 36% entre 1996 y 2012, según los datos que recoge el Instituto Nacional de Estadística (INE).
La prematuridad y el bajo peso se consideran factores de riesgo en sí mismos, así como la hospitalización prolongada que estas circunstancias conllevan. Gracias a los avances de la Neonatología, en los países desarrollados, ha disminuido la mortalidad, pero no la frecuencia de alteraciones en el desarrollo de los niños nacidos con prematuridad. La evidencia científica describe desde hace muchos años y hasta la actualidad trastornos del desarrollo motores o sensoriomotores, sensitivos, cognitivos, conductuales y de aprendizaje. Estas alteraciones pueden ser desde leves a muy graves.
La Atención Temprana, como nos indica el Libro Blanco de la AT, editado en el año 2000 por el Real Patronato de Atención a la Discapacidad, se dirige a los niños/as con trastornos del desarrollo o riesgo de padecerlos, a la familia y al entorno. Las intervenciones que se realicen deben considerar la globalidad del niño, y han de ser planificadas por un equipo de profesionales de orientación interdisciplinar o transdisciplinar.
Desde el nacimiento se realizan en el hospital las primeras intervenciones sobre el niño y su familia, llevando a cabo un seguimiento desde los ámbitos más especializados; tras el alta hospitalaria, además, se interviene en los niños, familias y entorno, en los centros de desarrollo y atención temprana. Tratar de llegar a la globalidad del niño/a, a la familia y al entorno, exige una buena coordinación entre los diferentes profesionales que intervienen en cada proceso.
El fisioterapeuta es uno de los profesionales que intervienen en el niño nacido con prematuridad, con la finalidad de evitar o tratar los retrasos o trastornos en su desarrollo. En el primer año de vida, su trabajo es muy importante puesto que, la motricidad domina el comienzo del desarrollo del niño, hasta el punto de que los movimientos son las únicas manifestaciones conductuales que se pueden encontrar en el bebé. El aprendizaje sensorio-motor de Piaget se basa en que, durante el primer año de vida gran parte del aprendizaje del niño está dado por estímulos externos o sensaciones internas y una respuesta manifiesta, que son sus conductas motoras aprendidas. De acuerdo con esto, es muy importante la estimulación motriz y psicosocial en esta etapa. De manera que sabemos que, para que un bebé pueda alimentarse o sonreír, necesita una buena coordinación de la musculatura orofacial; para que un bebé fije la mirada, necesita un cierto control de la estabilidad de la cabeza; también las primeras expresiones, comunicaciones, se realizan con el movimiento y aún el habla requiere buena coordinación de la musculatura del habla, del mismo modo que los movimientos requieren coordinación de los músculos. El bebé aprende sobre sus labios y lengua a través de sus manos y moviendo los alimentos de un lado al otro de su boca; aprende sobre su propio tamaño al alcanzar hacia adelante un objeto o una persona, al gatear por debajo de los muebles o trepando por encima de ellos; aprende sobre el espacio y desarrolla percepción espacial; aprende sobre texturas, formas y temperaturas de los objetos tocándolos o poniéndolos en su boca. Científicos tan relevantes como el pediatra Brazelton o el psicólogo Gessell manifestaron la importancia de las experiencias motoras en los primeros meses y años de vida para el desarrollo no sólo en el aspecto motor, sino también en todos los ámbitos del mismo.
Ya en el año 2000, en el documento titulado apoyo al desarrollo de los niños nacidos demasiado pequeños, demasiado pronto, del grupo de seguimiento de niños prematuros del hospital 12 de Octubre, editado por el Real Patronato de Prevención y de Atención a Personas con Minusvalía, se puede leer: “La familia necesita confiar en los profesionales que cuidan de su hijo. Para alcanzar la confianza es necesaria una información veraz, basada en el conocimiento. Si alcanzan la confianza, tendrán la seguridad de hacer por su hijo lo más apropiado en cada momento”.
Para llegar al conocimiento científico se necesita la investigación. A través de ella, aprendemos las actuaciones que deben realizarse en cada momento y los efectos que producen. La Fisioterapia pediátrica lleva haciendo esto ya durante mucho tiempo, buscando qué intervenciones son más relevantes realizadas en el ámbito de la prematuridad. Se investiga sobre las intervenciones en las unidades de cuidados críticos y neonatales en los hospitales; y se investiga sobre las intervenciones en atención temprana. En nuestro país, donde la fisioterapia universitaria sólo lleva funcionando unos treinta años, ya hay grupos de investigación con publicaciones importantes en fisioterapia y prematuridad. Aquí, en la Universidad de Almería, estamos llevando a cabo dos proyectos de investigación con prematuros. En el primero, que se realiza en el Hospital Torrecárdenas, en el área de Neonatología, se investiga para conocer qué técnica de fisioterapia es más efectiva para evitar la osteopenia en niños prematuros. Este proyecto se lleva a cabo impulsado por la Universidad de Murcia y se realiza conjuntamente con el Hospital de Elche y el Hospital Virgen de la Arrixaca de Murcia. En el segundo, que se realiza en la Universidad de Almería, se trata de evidenciar, qué intervención fisioterápica produce más avance en el desarrollo motor de los niños prematuros.
Nuestro objetivo como fisioterapeutas es ayudar, con las mejores intervenciones que conocemos, a los niños prematuros y a sus familias desde el movimiento, siempre desde el movimiento.

MI NIÑO TIENE HIPOTONÍA.

Blanca Campos.

Mamá.

Después de dos años de tratamiento ves el fruto de un trabajo diario, mi hijo Lucas, a día de hoy anda, ha empezado a andar a los 26 meses, pero no todo ha sido fácil ni todo termina aquí.

Mientras otros niños de su edad están jugando o durmiendo la siesta, mi hijo desde los dos meses ha dedicado ese tiempo a terapias diarias, fisioterapia, logopeda, hidroterapia, ….entre otras.

Una simple visita rutinaria de los dos meses a la pediatra, que sin saberlo era neuropediatra (lo cuál recomiendo porque un pediatra cualquiera no suele ver el problema, hasta que ve que llega la edad de gatear o sentarse y le falta movimiento al bebé), se convirtió en un baño de agua fría, donde descubrí un mundo y unos términos totalmente desconocidos. A Lucas le diagnosticaron hipertonía en los músculos extensores del cuello, junto a una frase que se me quedo grabada “puede tener serios problemas neurológicos”, todo porque aún no sujetaba la cabeza. En ese momento el pánico se apodero de mí y sufrí un rechazo momentáneo hacia él. Era algo que no me esperaba y a lo que nadie te prepara. Después se ha diagnosticado como hipotonía y retraso psicomotor.  Cuando nace tu hijo tu único problema es si come o no come, si duerme o no,  piensas en cómo educarlo, y actualmente vivo para conseguir que haga logros y que sea independiente y autonómo, tu mundo se para y piensas que todo lo que tenías planeado no podrá llegar a término.

Como en atención temprana había lista de espera y yo no quería esperar, busque un fisioterapeuta, éste me dijo que en un mes se le iba a quitar, lo trató dos sesiones y dejamos de ir porque tras buscar información y preguntar a especialistas, pensé que si le habían mandado a atención temprana había que buscar un centro dedicado a un tratamiento general que lo tratasen no solo motoricamente, sino cognitivamente, para lograr una buena estimulación neuronal. No creí que era una simple contractura que con un par de masajes se le quitase. Busque un centro privado de atención temprana para no esperar la lista de espera y desde entonces estamos allí diariamente.

Creo que ver el problema a tiempo e intervenirlo pronto es muy importante, gracias a eso pienso que Lucas va haciendo sus logros aunque sean más tarde que los demás pero los hace, con 4 meses sujetó la cabeza, con 10 se sentó, con 18 meses gateó,…No solo ha servido para mejorar su desarrollo sino también nos han enseñado a ver el problema de una manera diferente, pensando que no es un obstáculo que es una meta, afrontando el problema e intentar sobrellevarlo, no hacer conductas que refuercen vicios y malas posturas, aplicar posturas correctivas cuando lo necesite. Ya no es solo el objetivo de que ande solamente sino que tiene que hablar, comprender y coordinar.

En este centro hemos aprendido muchas cosas, una de ellas ha sido a no volverse loco e ir a un montón de especialistas creyendo que cuanto más mejor, no creo en que la sobreestimulación fuese adecuada para él, puesto que necesitan tiempo para descansar y para que la conexión de esas neuronas por así decirlo, se asiente, de hecho hay que darle su tiempo para que haga cosas. Nosotros confiamos en unas manos y en un solo terapeuta ya que vimos que el método funcionaba y no nos olvidamos de es un bebé y que lo más importante era disfrutar de él, porque crecen sin darnos cuenta y ahora son terapias, luego serán colegios y terapias.

Estos dos años hemos pasado por todo, la gente te preguntaba qué porque no andaba, ni gateaba,.. y te ves involucrada en un montón de explicaciones que acabas dándolas por tal de no escuchar por ejemplo; “es que es un gandul” ,cuando Lucas no es ningún vago ya que pasa su tiempo trabajando en casa y en las sesiones, con horas de coche, ya que vivimos en un pueblo pequeño a una hora de la capital, lejos del centro de atención temprana, y con horarios estrictos que tenía que ponerle ya que si no los cumplía no rendía en las terapias. He llegado a sentir incomprensión por parte de gente y personas cercanas, escuchas frases diariamente como; “el niño no tiene nada” que duelen, porque ya quisiera yo que no tuviese nada,te sientes como si fueses mala madre y quisieses que tuviese algo, pero claro, ellos veían que el niño era pequeño y era normal que no se moviese, mientras yo comparaba con otros, hablaba con los terapeutas y veía que le faltaba movimiento y tenía edad de tenerlo, hasta que llego el tiempo en el que se tenía que sentar y no lo hacía, tenía que gatear, y tampoco, entonces ya no era ” el niño no tiene nada” ahora era ” hay niños que van más lentos en el desarrollo”. Al hablarlo con la pediatra me decía que si, que hay niños por ejemplo que van más lento en andar pero hablan a su tiempo, o viceversa, en cambio Lucas llevaba un retraso en todo, un retraso generalizado, y entonces es cuando hay un problema.

Por otro lado está el tema del diagnóstico o del “no diagnóstico” que es algo que también preocupa, antes prefería no saber la causa de la hipotonía, ya no, ya quiero saberlo para averiguar que será de su futuro, saber que queda por descubrir, y saber si hay solución. Debido a esto te ves en un bucle de pruebas genéticas, resonancias y análiticas, momentos de dudas e inquietudes, para no llegar a ninguna conclusión.

Otro tema que nos preocupa es el de la educación, ya que al vivir en un pueblo estas un poco limitada y no puedes buscar un centro escolar que asista a niños con problemas neurológicos hasta los 6 años que es lo que nos gustaría, edad obligatoria escolar,  y necesitaría en el centro escolar a una persona que le cambie el pañal y que este encima de él, ya que cuando entre con tres años, no estará preparado para estar solo sin ayuda ni tendrá control de esfínteres. Queremos que no se sienta diferente y darle lo que necesite, aunque es un mundo de supervivencia y los niños pueden ser crueles tiene que vivir en una sociedad para aprender normas sociales. Aunque a mí me encantaría tenerlo en una burbuja para que no sufra…

A día de hoy no lo cambio por nada de este mundo ni tampoco desearía que fuese de otra manera, mi hijo es así y si no lo fuera ya no sería él.

Lo que parece imposible a veces tarda un poco más…

 

Intraducción al Concepto Bobath. 10 de marzo

En marzo tendremos la oportunidad de poder realizar un curso de introducción al Concepto Bobath dirigido por Aurora Crespo Tutora senior del Concepto Bobath  y tres profesionales de su equipo, Begoña como fisioterapeuta, Bárbara como terapeuta ocupacional, y Erika como logopeda.

Por primera vez en años el equipo deja Madrid para venir a Almeria, y para mí es un auténtico placer poder contar con su gran experiencia dentro del campo de la parálisis cerebral infantil.