Publicado en atención temprana, bebés prematuros, Logopedia, motricidad, recién nacido, Terapias

Terapia Miofuncional en el Bebé prematuro y recién nacido

Foto Eli

Elisabet López  Domene.  Logopeda Especializada en Atención Temprana y Motricidad Orofacial de INTERACTÚA 

La tasa de nacimientos prematuros en España se incrementa cada año a pesar de que los controles ginecológicos son cada vez mejores. Los bebés que son prematuros (nacidos con menos de 37 semanas), pueden tener bajo peso al nacer (menos de 2,5 kg), problemas cardíacos,  infecciones  o defectos congénitos que requieren de cuidados especiales en la UCI.

El trabajo del Logopeda sería evaluar los reflejos orales, el ritmo de la succión y la fuerza una vez están estables. A través de la evaluación se procederá a recomendar e introducir la estimulación orofacial o las pautas para la alimentación más segura para el bebé.

¿Qué es la terapia Miofuncional?

El término Terapia Miofuncional procede etimológicamente de terapia (curación) y mío (Músculo),  la Terapia Miofuncional es una especialidad dentro de la Logopedia cuyo objetivo es prevenir, evaluar, diagnosticar, educar y rehabilitar el desequilibrio presente en el sistema orofacial desde el nacimiento  hasta la vejez y cuya etiología puede ser muy diversa: anatómica, funcional y neurológica.

Una terapia orientada a la curación de alteraciones relacionadas con la funcionalidad de los músculos. En la actualidad la intervención se refiere principalmente a toda la musculatura implicada pero en funcionamiento del sistema orofacial.

La intervención puede ser tanto de tipo activo con participación voluntaria por parte del paciente, como pasiva, sin participación del mismo. Esta reeducación se basa principalmente en una ejercitación específica, mediante praxias, masajes, estimulación mecánica etc..

Tratamiento y Objetivos Principales 

  •  Eliminar la tensión como medida previa para facilitar la respiración.
  • Modificar la postura y la movilización del neonato.
  • Estimular a nivel orofacial al bebé con sonda.
  • Posibilitar un desarrollo facial armónico.
  • Mejorar a nivel intraoral: la movilidad de la lengua, inhibir la hipersensibilidad de la boca, paladar, mejillas.
  • Conseguir la maduración de los reflejos relacionados con la deglución.
  • Facilitar mediante la propiocepción las sensaciones a nivel orofacial.
  • Coordinación del ciclo: succión – respiración – deglución para instaurar la alimentación vía oral.
  • Evitar sonidos estridentes, que puedan desestabilizar al bebé.
  • Fomentar el “piel con piel”, el método canguro, para estabilizar la frecuencia cardiaca y respiratorio.

Alteraciones que puede presentar el  Sistema Orofacial

Cuando hablamos alteraciones orofaciales, nos referimos a las disfunciones que perjudican al sistema estomatognático, éste está formado por:

  • Estructuras pasivas: los dos huesos basales (maxilar superior y mandíbula) relacionados entre sí por las ATM (articulación témporo mandibular), arcadas dentarias (con dientes y periodonto) y hueso hioides.
  • Estructuras activas: músculos con su componente neuromuscular, que son los verdaderos motores del sistema y ponen en movimiento a las estructuras potencialmente móviles: el conjunto muscular mandibular, el muscular hioideo, el conjunto lengua- labios- mejillas y el conjunto cráneo- cervical.
  • Estructuras anexas: glándulas salivales y componentes vascular y linfático.

La mayor parte de las funciones que se llevan a cabo en dicho sistema son funciones alimenticias o nutritivas: respiración, succión, deglución y masticación: Todas ellas  tienen una función directa en el crecimiento de los maxilares. Para que las funciones se realicen, son necesarios todos los grupos musculares del sistema.

El equilibrio muscular favorece el desarrollo normal de la funciones del sistema en cambio del desequilibrio muscular puede ocasionar una distorsión en la realización de las funciones provocando una disfunción.

La lengua adquiere un papel relevante en este funcionamiento, ya que está implicada en todas las funciones vitales y adquiridas:

  • Vitales: Respiración, Succión, Deglución
  • Adquiridas: Masticación y fonoarticulación.

Características del recién nacido prematuro y a término

El recién nacido posee poca estabilidad de cuello, hombro y tronco lo que conlleva a una falta de coordinación durante los movimientos globales.

El tamaño cefálico es mayor respecto al resto del cuerpo, suele tener la mandíbula retraída, la boca y la cara pequeñas lo que hace que el tamaño delo ojos parezca mayor o igual que la frente y la parte superior de la cabeza. La apariencia ancha de la cara tiene su origen en la escasez del crecimiento vertical respecto al horizontal, que es similar al del adulto.

Patrones que pueden afectar a la deglución

  •  Succión débil o inexistente.
  • Sellado labial ineficaz.
  • Mandíbula y mejillas con poca estabilidad.
  • Dificultad en la creación de presiones intraorales negativas.
  • Dificultad en la tolerancia gástrica.
  • Reflujo gastroesofágico.
  • Dificultad en el vaciado y tránsito.
  • Síndrome de dificultad respiratoria (inmadurez/ sustancia surfactante)
  • Displasia broncopulmonar.
  • Apnea del prematuro.

¿Que son los reflejos y porque son tan importantes en el bebé?

Los reflejos son respuestas innatas, comportamientos espontáneos y/o reacciones a estímulos endógenos o ambientales que suscitan durante la vida fetal y se observan en todas los recién nacidos a términos sanos al nacer. Los recién nacidos están equipados con pautas específicas que determinan su conducta. Algunas de ellas son las que denominamos reflejos y se caracterizan por ser muy estereotipadas y constituyen estímulos específicos.

  • Reflejos de protección: Inicio a las 34 semanas de gestación. Es el cierre velo faríngeo rápido desencadenante por un estímulo en la mitad posterior de la lengua del lactante o en la pared posterior de la faringe. De manera inicial este reflejo se desencadena en las áreas más anteriores de la cavidad oral, pudiendo ser en las rugas palatinas o en el tercio anterior de la lengua. Después del 6º mes de vida empieza a posteriorizarse.
  • Reflejo de Búsqueda o de rotación: al tocar alrededor de la boca del niño ,éste gira la cabeza hacia esa dirección ,de 0 a 3 meses.
  • Reflejo de succión: en Flexión, al introducir el dedo índice en la boca, aparece un movimiento rítmico de succión rápido y continuo: succión, traga y respira de 0 a 3 meses.
  • Reflejo nauseoso tusígeno : Desplazando el dedo sobre el paladar se activa la náusea , desde el nacimiento hasta la masticación. Al tocar el paladar blando la cabeza retrocede y la lengua y la faringe se contraen.
  • Reflejo de mordedura: Al tocar las encías el bebé abre y cierra la mandíbula con fuerza, está activo hasta los 4 meses aproximadamente y más débil hacia los 6/7 meses, este reflejo le llevará a la masticación.
  • Reflejo de masticación: es una secuencia refleja de contracciones mandibulares ordenadas que lleva el bolo alimenticio a los líquidos de la cavidad oral al estómago.
  • Reflejo de lateralización de la lengua: (la Protusión Lingual)Desde el nacimiento a la maduración normal de la succión y la deglución durante los primeros meses de vida, posterior al nacimiento a término, se evidencia en el aumento de los tiempos de succión y deglución, éstas son más prolongadas y de mayor volumen. Desaparece a los 4 meses.

Alteraciones en la succión deglución del lactante recién nacido a pre-término

Durante el primer año de vida el control nervioso de la deglución tiene un carácter fundamentalmente reflejo y reside en su mayor parte el tronco encefálico.

Etiología: Falta de maduración, alteraciones del tono, reflejos reducidos o ausente, escasa respuesta a estímulos externos, patología cardiorrespiratoria, patología neurológica y malformaciones o alteraciones cráneo-faciales.

¿Qué es el frenillo lingual?

Se encuentra debajo de la lengua, insertado dentro. En etapas embrionarias se desarrolla la cavidad oral y los músculos se separan mal, quedando el frenillo fuera de la lengua, ésta situación hace que la lengua se mantenga en el suelo de la boca, impidiendo en diferente medida los movimientos de la lengua que nos permiten realizar funciones fundamentales para el ser humano.

frenillo-de-la-lengua-en-bebes-frenillo-lingual-en-bebes-bebe-que-no-chupa-bebe-que-no-mama-bien-mala-pronunciación-en-niños

Frenillo lingual corto

Se iniciará el tratamiento a través de la terapia Miofuncional como parte de un tratamiento conservador o tras una intervención quirúrgica. El tratamiento irá dirigido a la realización de ejercicios miofuncionales que compensen adecuadamente aquellas funciones del sistema Orofacial alteradas como lo son :  la alimentación, la respiración, la deglución y la articulación .  En caso de que fuese necesario, las intervenciones más habituales para intervenir se denominan frenotomía y frenectomía, En función del tipo de anquiloglosia y de la edad del paciente, ésta intervención se puede realizar de forma ambulatoria por una profesional con experiencia o bien de forma quirúrgica por un cirujano.

Conclusiones

Para concluir podemos decir que el objetivo de esta terapia es acoger a los niños y a las familias afectados por las limitaciones que provocan malformaciones del sistema orofacial, ofreciendo estrategias y conocimientos necesarios para asistir de una forma eficaz las necesidades que se presentan.

El trabajo interdisciplinario es imprescindible y debe instaurarse desde la misma evaluación y diagnóstico, si queremos obtener resultados eficaces y estables en el tratamiento Orofacial, la comunicación interprofesional ha de ser continua, basada en el respeto y el afán de conseguir la mejor evolución del paciente. El tipo de terapia dependerá de las necesidades individuales de cada bebé.

Está demostrado que el grado de prematuridad y el índice de comorbilidad influye directamente en el tiempo  que se tarda en adquirir la succión madura.

Siempre se hará una evaluación completa con un protocolo de alimentación, una exploración estructural del sistema estomatognático y una exploración funcional.

Publicado en atención temprana, Psicología Infantil

Funciones Ejecutivas o el Director de Orquesta de nuestro cerebro

cd218f94-96c8-44ef-aeb0-b4c36738eecc
Juana Mª Campos Romero. Psicóloga Infantil de InterActúa

Supongamos un día cualquiera, suena el despertador, nos desperezamos y rápidamente nuestra cabeza comienza a funcionar, a hacer planes, organizar nuestro día, revisar obligaciones y la forma de llevarlas a cabo de la manera más eficiente.

Por ejemplo, decidimos darnos una ducha para despertarnos y miramos el reloj para saber el tiempo del que disponemos, pero ¿y si mientras tomo una ducha pongo la cafetera?. De repente recordamos que teníamos que hacer un recado antes de llegar al trabajo y modificamos el trayecto de la ruta habitual o bien al salir a la calle está lloviendo y esto nos lleva a un nuevo cambio en nuestros planes. Este ejemplo tan cotidiano en nuestro día a día no sería posible sin un correcto funcionamiento de nuestras funciones ejecutivas.

Qué son las Funciones Ejecutivas y para qué sirven?

El término funciones ejecutivas fue acuñado por la neuropsicóloga Muriel Lezak en 1982, quien lo describió como “el conjunto de actividades cognitivas que favorecen llevar a cabo un plan coherente dirigido hacia el logro de una meta especifica “. Así el neuropsicólogo y neurocientífico cognitivo, Elkhonon Goldberg, utilizó la metáfora del “director de orquesta”, que  identifica a los lóbulos frontales, como sustrato anatómico principal de las funciones ejecutivas, que serían los encargados de recibir información del resto de estructuras cerebrales, coordinándolas entre sí, para realizar conductas dirigidas a un fin.

Por tanto, las FE son un conjunto de habilidades implicadas en la generación, la supervisión, la regulación, la ejecución y el reajuste de conductas adecuadas para alcanzar objetivos complejos, especialmente aquellos que requieren un abordaje novedoso y creativo, cuyo sustrato anatómico las sitúa en los lóbulos frontales del cerebro.

Entre las habilidades cognitivas que componen las funciones ejecutivas destacan las siguientes:

– Flexibilidad: Capacidad para adaptarnos a situaciones novedosas, inesperadas o cambiantes, permitiéndonos realizar cambios en algo previamente planeado.

– Memoria de trabajo: es un almacén temporal de información que nos permite el procesamiento y manipulación de dicha información durante un determinado periodo de tiempo.

– Monitorización: es la habilidad de supervisar la conducta que se está realizando para conseguir la meta establecida.

– Planificación: es la capacidad de hacer planes futuros y de los pasos a seguir para su consecución.

– Toma de decisiones: nos permite elegir una opción entre varias posibles en un momento dado.

– Inhibición: es la capacidad para controlar respuestas impulsivas e ignorar la información irrelevante cuando estamos realizando una tarea.

– Razonamiento: es la facultad que permite resolver problemas, extraer conclusiones y aprender de manera consciente de los hechos, estableciendo conexiones causales y lógicas necesarias entre ellos.

– Estimación temporal: la habilidad de calcular de manera aproximada el paso del tiempo y la duración de un suceso o actividad.

– Resolución de problemas: Capacidad de llegar a una conclusión lógica ante el planteamiento de una incógnita.

Alteraciones en la Función Ejecutiva

En algunos trastornos del neurodesarrollo, como el trastorno por déficit de atención con o sin hiperactividad (TDAH), el autismo, el síndrome de Gilles de la Tourette, la fenilcetonuria, el síndrome fetal alcohólico y la epilepsia, existen en mayor o menor medida alteraciones en la función ejecutiva, que pueden llevar a la aparición de algunos de los siguientes síntomas:

  • Dificultad para generar conductas con una finalidad.
  • Problemas para prestar atención a distintos aspectos de un problema al mismo tiempo.
  • Dificultad para focalizar la atención de forma flexible.
  • Problemas para inhibir tendencias espontaneas que conducen a errores.
  • Excesiva actividad en tareas irrelevantes o bien su pobre regulación de la actividad frente a la exigencia de una determinada situación.
  • Baja capacidad para mantener la conducta durante un periodo relativamente largo (motivación).
  • Reducida retención en la memoria de trabajo de información necesaria para una acción.
  • Dificultad para captar lo esencial de una situación compleja.
  • Dificultad para resolver problemas de forma planificada y estratégica.
  • Escasa resistencia a la distracción.
  • Falta de habilidad para manejar el tiempo.
  • Dificultades en el control de impulsos y dificultades en la capacidad para demorar recompensas.
  • Alteración en la regulación de las emociones, la motivación y el estado de alerta.

La rehabilitación de las funciones ejecutivas pretende mejorar la capacidad para organizar las secuencias de la conducta y orientarla hacia la consecución de los objetivos deseados. Por tanto es importante que los objetivos de trabajo estén encaminados a fomentar una mejor adaptación al medio de la forma más autónoma posible, buscando así mejorar la calidad de vida de la persona, su integración al entorno social y la mejora en el ajuste organizativo de sus tareas cotidianas.

Publicado en atención temprana, Psicología Infantil, recién nacido

Procesos cognitivos básicos en la infancia. La percepción.

Laura Algarra Manzano
Laura Algarra Manzano. Psicóloga de InterActúa

Los procesos cognitivos básicos son la atención, la percepción, la memoria y el razonamiento. En este artículo nos centraremos en la percepción, ya que es la plataforma de lanzamiento de la que despegarán otros aspectos del desarrollo cognitivo.

¿Qué es la percepción?

Es el conjunto de todas las capacidades funcionales que nos dan los sentidos y sirve para ponernos en contacto con el entorno que nos rodea. Para cada uno de nosotros son importantes cosas diferentes en ese entorno, al igual que ocurre con los niños con alteraciones en el desarrollo, pero todos prestamos atención a algo.

Esta capacidad está presente desde que nacemos. Así, los bebés no solo ven y fijan la mirada en un determinado objeto o tratan de alcanzarlo sino que hacen pequeñas exploraciones visuales. Por ejemplo, prestan más atención al interior de las figuras y hacen recorridos visuales por nuestros rostros. Además, no sólo oyen sino que localizan los sonidos y responden ante ellos. De hecho, a la semana de nacer son capaces de reconocer su nombre y la voz de sus padres. Igualmente ocurre con el resto de los sentidos, los bebés pueden detectar la intensidad de olores e identificar el olor de su madre, tienen preferencias por diferentes sabores y sensibilidad al tacto, la presión, el dolor y la temperatura.

Las diferentes modalidades perceptivas no funcionan de forma aislada sino que se organizan entre sí gracias a la coordinación intersensorial. Así, un bebé puede dirigir su mirada a un estímulo sonoro y extender el brazo para cogerlo. Esta habilidad mejora y se desarrolla en el curso de las primeras semanas y meses de vida. Además, la estimulación es polimodal porque llega a través de diferentes modalidades sensoriales (la vista, el tacto…) pero la percibimos de forma intermodal ya que integramos la información.

Por ejemplo, un niño de cuatro meses ante dos pantallas, en la primera pantalla hay dos perros corriendo y en la segunda pantalla una persona botando una pelota de forma tranquila. Cada vídeo tiene su banda sonora acorde con la rapidez de la acción de los personajes, sonidos rápidos para los perros y sonidos más tranquilos para la pelota. El altavoz solo emite una banda sonora. ¿Cómo reacciona el niño? El pequeño prefiere mirar la pantalla cuya acción se corresponde con los sonidos del altavoz.

La percepción también está relaciona con las habilidades motrices y el esquema corporal. Así, algunas alteraciones perceptivas afectan a la lateralidad, a la consciencia del propio cuerpo, a la orientación espacial y a la organización viso-espacial. Estas dificultades en el área perceptiva-espacial están relacionadas con el control motor, por lo que mediante la psicomotricidad se trabajan las dificultades en las capacidades como la temporalidad, la espacialidad, la lateralidad, el ritmo, el equilibrio y la coordinación. Asimismo, la cinestesia se refiere al conocimiento de los movimientos del cuerpo, es decir, al sentido de movimiento, la presión y la posición, por ejemplo, a la hora de manipular objetos.

Así, los diferentes estímulos de las modalidades perceptivas (visual, auditiva…) que el cuerpo recibe a lo largo del día, se organizan para que podamos responder de forma adaptativa. Los niños que presentan dificultades en un proceso o en dos ven limitado su aprendizaje.

Nosotros (padres, profesionales, cuidadores y educadores) somos los responsables de dotar de sentido y contenido las potencialidades que tienen los bebés desde su nacimiento y detectar y tratar los déficits. Es decir, trabajar la percepción y estimular los procesos cognitivos básicos es proporcionar a los pequeños las estrategias para relacionarse de forma constructiva y satisfactoria consigo mismo, con los demás y con el medio que les rodea.

 

Publicado en atención temprana, Logopedia, Psicología Infantil, Sin categoría

¿Aprendemos PECS?

Ana Fuentes Martinez
Ana Fuentes Martínez. Psicóloga y Especialista en  logopedia. Co-directora de INTERACTÚA

Mi hijo tiene tres años, y comenzó a hablar con aproximadamente 28 meses. Si tenemos en cuenta las variables que su madre es psicóloga de atención temprana y especialista en logopedia, podríamos decir que es muy tarde o pensar en el típico refrán de “en casa del herrero cuchillo de palo”.

Lo que no he contado, es que aunque no tuviese lenguaje verbal durante los 28 primeros meses mi pequeño se comunicaba a las mil maravillas. Porque por defecto profesional, uso mucho los gestos de métodos de sistemas aumentativos de comunicación y hemos cantado y bailado siempre mucho. Su comunicación era totalmente funcional con el entorno a través de los gestos.

Mi experiencia a nivel personal y profesional es que los sistemas aumentativos o alternativos de comunicación (AAC por sus siglas en inglés, Augmentative and Alternative Communication strategies) son POTENCIADORES y nunca sustitutivos o inhibidores del lenguaje. Existen numerosos estudios que apoyan que: el uso de AAC estimulan y favorecen el lenguaje.

Entre los diferentes métodos que utilizamos en el Centro InterActúa se encuentra el sistema PECS (Sistema de Comunicación de Intercambio de Imágenes).

¿Qué es PECS?

pecs
Imagen Curso PECS organizado por InterActúa

Desarrollado como un paquete de entrenamiento, aumentativo o alternativo, este sistema de comunicación por intercambio de imágenes, enseña a los niños y adultos con dificultades comunicativas a iniciarse en la comunicación.

Este sistema, ha recibido reconocimiento mundial por centrarse en el componente de iniciación a la comunicación. Para poner en marcha PECS no son necesarios materiales complejos ni de coste elevado. Fue creado y pensado para poder ser usado en gran variedad de contextos y situaciones.

Sus creadores, en 1085, Frost y Bondy creen firmemente que la comunicación es un derecho humano básico y que sólo porque no puedas hablar no significa que no puedas comunicarte. Tal y como explica Lori Frost, “estos son niños que tienen muchas necesidades que deben ser conocidas por la gente. PECS es una forma de conseguir que estas personas con autismo puedan comunicarse sin hablar. El quid consiste en preguntarse «¿qué estoy haciendo con estos niños y cómo puedo introducir la comunicación en esas actividades?. Tanto si la persona, en última instancia, desarrolla un lenguaje verbal, él o ella necesitará una forma para comunicarse. Nuestro enfoque se basa en la comunicación funcional, la formación altamente especializada, y en los estudios objetivos y externos que miden los resultados.”

Fases del PECS

El sistema empieza enseñando a la persona a entregar una imagen a un receptor comunicativo y avanza enseñando a discriminar imágenes y a ponerlas juntas en una oración, por último en las fases más avanzadas el alumno aprende a responder preguntas y a hacer comentarios.

Fase I Enseña a la persona a iniciarse en la comunicación desde el principio por intercambiar una imagen para un artículo altamente deseado.

Fase II Enseña a la persona a mostrar persistencia en la comunicación y buscar sus imágenes y moverse hacia alguien para hacer su petición.

Fase III Enseña a la persona a discriminar entre las imágenes y seleccionar la imagen que representa el artículo que desea.

Fase IV Enseña a la persona como estructurar una oración para pedir en forma de “quiero…………”

Fase V Enseña a la persona a responder a la pregunta “¿Qué quieres?”

Fase VI Enseña a la persona a comentar sobre cosas de su entorno, espontáneamente y también como una respuesta a una pregunta.

Aumentar Vocabulario Enseña a la persona a usar atributos como colores, formas y tamaños dentro de sus peticiones.

Conclusión

PECS, es quizá el sistema de comunicación aumentativa más extendido a nivel internacional, y entre sus objetivos está el formar a la familia y a las personas del entorno más cercano. Proporcionar herramientas, en los diferentes entornos naturales es fundamental para favorecer la comunicación.

En definitiva, la utilización de los AAC se pueden iniciar desde los primeros años, sin esperar a tener un posible diagnóstico para intervenir.

Mi hijo, que inicio la etapa infantil sin hablar ahora le apodan “el cantarín”

Publicado en Sin categoría

Trastorno Específico del Lenguaje.

Podríamos estar escribiendo días y días… la alegría más grande de nuestras vidas: nuestros dos hijos.
El mayor, tuvo un desarrollo normal, a los 14 meses hablaba “papá, mamá, agua”… y aproximadamente a los 18 pareció enmudecer… le hablabas y parecía estar sordo…
Al ser el primero, nosotros no le dimos importancia, pero en la guardería, a los 27 meses, nos dieron “el toque: su desarrollo en habilidades no era el normal para su edad”. Me faltaba una semana para el nacimiento de su hermana. Acudimos a la pediatra y nos dio un plazo hasta los 2 años y medio: marzo de 2011… y ahí empezó nuestro peregrinar y todo muy lento… enseguida queríamos un diagnóstico, un nombre, una etiqueta que nos alumbrara lo que el niño tenía para poder ayudarle. Fue un año y medio de angustias, noches sin dormir, sesiones de Atención Temprana y muchos diagnósticos: TEA, discapacidad intelectual, inmadurez, etc… y un sinfín de pruebas (potenciales auditivos, neuropediatría, etc, etc), todo ello con el desgaste personal que supone.
Nuestro punto de partida y nuestras premisas, han pasado por cuatro principios básicos que contamos a las familias que se encuentran en los comienzos de este camino, porque es un camino, y hay que recorrerlo lo mejor posible, y cargar en la mochila el mayor número de herramientas que nos ayuden a superar los obstáculos:
1. Aceptación de que algo pasa, aunque cueste. “Tu hijo es único, y es tu hijo… y llegará hasta donde tenga que llegar”. Cuesta aceptar que tu hijo tiene un problema. Todos queremos hijos perfectos, pero nadie es perfecto y tenemos que estar ahí para ayudarle y darle herramientas para la vida. 2. “Hay que ocuparse y no preocuparse” (sabias palabras de mi hermana y que llevo grabadas en la frente). Hay que ponerse en manos de los mejores especialistas, los que te transmitan más confianza. Al niño hay que promoverle la sociabilidad y la estimulación, y sobre todo velar porque sea Feliz. 3. Mucha estimulación. “No seré yo quien ponga las barreras”. Jamás hemos puesto barreras a las actividades que contribuyeran a su estímulo y además le gustaran, disfrutando con ello: natación, música, tenis, fútbol, etc… y todo ello compaginado con las 2 sesiones semanales de Atención Temprana y otras dos en la consulta privada… nuestro horario era un caos. 4. Estar muy unidos. Es necesario contar con el otro y con su ayuda para superar los obstáculos que van apareciendo, que no son pocos. El AMOR entre nosotros y con nuestro hijo es de las mejores terapias para el aprendizaje como personas y hacia el niño.
Por fin, en Septiembre de 2012, tuvimos un diagnóstico claro: disfasia mixta o TEL (Trastorno Específico del lenguaje).
¿En qué consiste el TEL? Pues yo lo explico a mi manera para que me entiendan. Primero, son niños que tienen su inteligencia intacta, cada uno con sus capacidades y habilidades. Es un trastorno poco conocido en la sociedad, pero afecta a la parte del cerebro que produce el lenguaje y puede afectar a la producción del lenguaje, a la comprensión y/o a ambas facetas. Sería como un defecto similar a quien lleva gafas o a quien lleva audífonos, pero que afecta al lenguaje y no hay ninguna prótesis artificial que lo corrija, precisando de sesiones de psicología-logopedia para ayudar a desarrollarlo.
“Imagina que tienes un nivel medio de inglés, y para expresarte, tienes que buscar primero las palabras y luego la estructura para expresarlo y que además te entiendan” ¿A que no es fácil?… Se necesita PRÁCTICA y AYUDA.
Previamente, no tienes ningún nivel de inglés… y tienes que aprender el vocabulario y la gramática… pues eso es el TEL. Complicado ¿Eh? Por eso, inicialmente, como no tiene herramienta para comunicarse (el lenguaje), les puede costar más socializarse, llegando incluso a utilizar “los empujones” para acercarse a otros niños como herramienta de comunicación por contacto, dándose a veces circunstancias que sobrepasan su mundo.
En esta fase es muy importante transmitirle y anticiparle las tareas o situaciones a las que se va a enfrentar, y llevar una vida ordenada y organizada para crearle seguridad y tranquilidad. Recuerdo un verano que desde que me levantaba era: “Mamá ¿qué vamos a hacer hoy? Primero, levantarnos, segundo, desayunar, tercero, jugar y tarea, cuarto, playa, quinto, comer, sexto, siesta, séptimo, ducha, octavo, cena, noveno, paseo, décimo, dormir… y no se podía saltar ningún paso… porque te corregía y se ponía nervioso. Y como estas, muchas…
Tras una etapa de Educación infantil con sus altibajos en un centro educativo en el que se recibió una colaboración intermedia, el cambio a Primaria fue al CEIP FREINET, en aula ordinaria con un apoyo especializado, y ahí TOCAMOS EL CIELO, con profesores muy motivados y personal especializado… y hasta el día de hoy, en el cole, es uno más. Gracias.
Hemos pasado por los Pictogramas y la Agenda visual (gracias Paco R. por colaborar con nosotros desde el cole), los puzzles, los memos, juegos de mesa, etc. Hemos trabajado la flexibilidad de su comportamiento y sus hábitos de comidas.
¿Cómo lo percibe él con 9 años? Poco a poco, el sabe que tiene una disfasia, y es consciente que no es una enfermedad, que es un niño igual que otro que pudiera llevar gafas o un audífono, pero que tiene un poco de dificultad en el lenguaje, y por eso hemos ido al logopeda tanto tiempo. Ahora solo vamos una vez al mes y está muy contento porque ya es mayor.
Actualmente, no para de hablar, retransmite los partidos de fútbol, le gustan los deportes, se interesa por conocer cosas nuevas, busca en internet biografías de personajes que le llaman la atención, juega, le gusta la geografía y le gusta viajar… TIENE INQUIETUDES. Le encantan los idiomas y además, de momento, se le dan bien, habiéndose iniciado en Inglés y Francés. Tiene una memoria privilegiada y eso le ayuda.
A día de hoy, es un niño feliz, muy sociable, perfectamente integrado en su aula y en su grupo de amigos. El ha trabajado mucho. Nosotros también. Está bien empleado y seguiremos con la tarea. Muchas gracias a todos los que tan bien nos han orientado y ayudado: Ana F., Paco R., Aurora U., Lola F., Mª Angeles, Paco V., Laly C., Pepe G., Juani, y sobre todo, a nuestras familias.
Siempre estaremos a disposición del que necesite nuestro apoyo, pero siempre de acuerdo con nuestra experiencia.
Esta semana se ha presentado como candidato a Delegado de clase (con otros diez o doce más…), pero es que se presentan “los tres super-amigos”. Jajaja
A veces, muchas veces, le decimos “¡Calla ya, por favor!” porque no para de hablar y hablar, y preguntar y preguntar… (y luego me arrepiento… ¡Pero si es lo que más queríamos!…).

Publicado en Sin categoría

¡¡¡FELIZ VUELTA AL COLE!!!

Laura Algarra.

Psicóloga de InterActúa.

La transición de la guardería a la escuela es un reto para todas las familias. Incluso regresar a la escuela después de las largas vacaciones de verano puede ser una situación estresante para los niños… ¡y para los padres también!

En casa

Los cambios en las rutinas, los horarios, el transporte, los comedores escolares y las aulas pueden ser abrumadores para los pequeños. Es normal que después del verano cueste un poco conciliar el sueño, levantarse por las mañanas (¡a quién no!) y variar la hora de la siesta o eliminarla. Igualmente ocurre con la alimentación y es que en el bocadillo del recreo y en el comedor escolar influyen variables muy diferentes a las de casa.

Y es en casa donde comenzar a establecer y retomar las rutinas a la hora de levantarse, de dividir la tarde en actividades, a la hora del baño y de dormir, es una buena forma de ponerse en marcha. Por ejemplo, la rutina de la mañana ha de ser una secuencia de pasos a seguir, es decir, vestirse, desayunar, lavarse los dientes, coger la mochila y subir al coche para ir a la escuela. Anticipar todo lo que va a pasar durante el día es importante ya que saber lo que sucederá, cuándo y en qué orden disminuye la ansiedad provocada por los cambios en la rutina, especialmente en los niños con autismo.

A nadie le gusta hacer la tarea, pero tener un área de trabajo en casa hará que sea más fácil la vuelta al cole. Se puede establecer un espacio de tarea y, también para jugar, visualmente distinto al resto en su habitación o en el salón. Un espacio tranquilo, cómodo y sin distractores para leer cuentos, cantar, aprender a jugar con nuevos juguetes y realizar actividades funcionales que les ayuden en su autonomía, por ejemplo, juegos de motricidad fina.

En el cole

Mi hijo va a ir a un aula específica ¿y ahora qué? Miedo, incertidumbre, rabia, culpabilidad… Los padres son el principal apoyo para los hijos pero no hay que olvidar que tienen trabajo, pareja, amigos, que se tienen a ellos mismos y también tienen necesidades, se agobian y se estresan. Intentar conciliar todo es difícil, las prioridades cambian y cuando se echa la vista atrás no se sabe en qué momento te has perdido. Contar con un equipo de profesionales que apoye y oriente es fundamental. Por eso, proporcionar información abierta sobre tu hijo al equipo que lo apoyará y comunicar sus necesidades es un paso para afrontar los nuevos desafíos del curso. Por ejemplo, si tu hijo no es verbal comenta con la maestra las estrategias que tiene para comunicarse cuándo está nervioso o cómo pide las cosas. Así, se evitarán rabietas. No obstante, no se trata de una advertencia para el personal docente sino una oportunidad para ayudarles a entender lo que le funciona a tu hijo en una situación determinada. Asimismo, hay que centrarse en las fortalezas individuales ya que cada niño es único.

Se trata, pues, de ser proactivo y tener buena comunicación con los profesionales que rodean al pequeño. Tu hijo va al colegio y está aprendiendo todos los días. Disfrutad de los progresos y ¡gracias por compartirlos con nosotros!

Feliz vuelta al cole.

Publicado en Sin categoría

HABLEMOS DE NEUROPLASTICIDAD…

Lidia Parra

Co-directora de InterActúa.

La plasticidad neuronal es sencillamente la capacidad que tiene el cerebro de aprender, o dicho de otra manera, es la capacidad que tiene nuestro sistema nervioso de crear nuevas conexiones nerviosas a partir de la interacción con el entorno.
Este aprendizaje se realiza de manera constante a medida que vamos recibiendo estímulos o van ocurriendo acciones a nuestro alrededor, no se realiza de manera rápida y sin estructuración, al contrario, el aumento de conexiones nerviosas da lugar a una estructura y una organización cerebral que lleva al niño y al adulto al aprendizaje  y es en ello en lo que está basado el desarrollo del niño. La plasticidad cerebral es mayor en los primeros años de vida y es por eso que en estos años, desde el nacimiento hasta los 6 años aproximadamente, ocurren tantos cambios en el desarrollo del ser humano.
El movimiento normal permite un desarrollo sensorio-motor adecuado, al igual que un desarrollo cognitivo y de la comunicación. Esto podemos observarlo cuando el niño puede cubrirse con sus manos los ojos para hacer el cucú-trás, por ejemplo….
Cuando nos encontramos con un niño que tiene una afección motora, inevitablemente vamos a observar que presenta una alteración en el movimiento normal y por lo tanto en las posibilidades de un desarrollo normalizado.
El niño aprende lo que hace porque lo realiza durante mucho tiempo, ya sea una actividad correcta o una actividad incorrecta, al igual que presenta dificultades para acceder al entorno, por ejemplo, cuando un niño presenta  dificultades de exploración del entorno a consecuencia de una mano cerrada o unos brazos rígidos en extensión…Es por eso que,  nuestro tratamiento se debe basar en realizar de manera correcta una actividad o movimiento motor,  o en facilitar las estrategias para realizar una actividad que sin nuestra ayuda no podría o la realizaría como refuerzo del patrón patológico  (como es en muchas ocasiones el empuje extensor de la cabeza a la hora de realizar una actividad). Así pues, refiriéndonos al aprendizaje, debemos  repetir muchas veces la misma actividad de manera correcta, para que ésta sea aprendida.
Modelo de intervención actual
Actualmente se basan en tratamiento ambulatorio para el niño con retraso psicomotor, lesión cerebral o alteración en el neurodesarrollo. Este modelo trata de realizar un tratamiento en consonancia con la familia donde en 45 minutos debemos tratar al niño y pautar continuamente a la familia en cuanto a las habilidades motoras o de aprendizaje global que vaya realizando el niño. Este modelo ha de reforzarse no sólo en casa, sino también en la escuela, por lo que es importante la coordinación con el aula.
Modelo de intervención específico en InterActúa.
El modelo que desarrolla nuestro equipo multidisciplinar atiende a un tratamiento continuado, de forma que los niños permanecen en nuestro centro de manera prolongada, lo que permite ampliar el tiempo de objetivos de trabajo con ellos de manera individualizada y con la ayuda que puedan requerir, proporcionándoles así la oportunidad de aprender. Zona de desarrollo próximo Vigotsky.
Basándonos en la capacidad de aprendizaje, en algunas ocasiones hemos de entender el tratamiento específico del niño cuando es pequeño, como la oportunidad de organizarse, de estructurar y de sentar unas bases estables para el futuro, esto llevará al niño a poder desarrollar al máximo de su potencial.

Publicado en Sin categoría

PROGRAMA INTEGRAL DEL NIÑO

Niños* con Alteraciones en el Desarrollo, Parálisis o Daño Cerebral Adquirido
*Dirigido a niños de 0 a 6 años, en edad de escolarización NO OBLIGATORIA

INTRODUCCIÓN

La actuación precoz en los primeros años de vida, favorece una mejor disposición en el progreso del desarrollo global del niño.
El Programa Integral Específico de InterActúa, dirigido a niños en edad de escolarización NO OBLIGATORIA de 0 a 6 años, está basado desde un enfoque INTERDISCIPLINAR y desde el punto de vista SENSORIO-MOTOR, en respuesta a la necesidad de atención continuada que requieren estos niños y facilitar la conciliación de la vida familiar y profesional de las familias con alguno de sus hijos que tienen este tipo de afectación.
Partiendo del Concepto Bobath, cada programa se diseña de forma individual, una vez valorado por nuestro equipo y considerando las características específicas del niño, previo establecimiento de unos objetivos concretos y comunes marcados para cada alumno/paciente.
La valoración por parte de un equipo multidisciplinar en el tratamiento, es fundamental para el niño que presenta retrato sensorio-motor, ya que permite una intervención global para su integración en el día a día.
Estos objetivos se alcanzan mediante la visión del equipo formado por tantos profesionales como requiera la situación y momento del niño: maestros, fisioterapeutas, logopedas, psicólogos, terapeutas ocupaciones y auxiliares.

TRATAMIENTOS CONTINUADOS

La implementación de estos tratamientos, benefician tanto el aprendizaje funcional y la autonomía del niño, como su permanencia en el tiempo.
Prolongamos las horas de intervención en las siguientes áreas:

Área Sensorial
El niño toma consciencia de sí mismo y de su entorno a través de la experimentación. Mediante actividades táctiles, sonoras, visuales, gustativas, vestibulares y propioceptivas.

Área Motora
El niño adquiere control postural y control del movimiento. La realización de movimiento funcional da lugar al aprendizaje y desarrollo de actividades de la vida diaria.

Área Cognitiva
El niño adquiere nuevos aprendizajes, favoreciendo la funcionalidad de los mismos y generalizándolos con el entorno.

Área Comunicativa
Se estimula y se favorece la comprensión y expresión del lenguaje. Se introducen sistemas aumentativos o alternativos de comunicación.

En este sentido y teniendo en cuenta que la alimentación se considera una actividad terapéutica a la vez que un hábito fundamental en la vida del niño, el Programa Integral Específico de InterActúa, ofrece a las familias la opción de servicio de comedor para su hijo.

PROGRAMAS PERSONALIZADOS

Estos programas personalizados permiten a nuestros profesionales trabajar con cada niño específicamente a lo largo de cada jornada y durante la estancia en nuestro centro, atendiendo a su situación motora, mejorando el control postural, alineación y simetría y adquiriendo patrones de movimiento normalizados.

Diariamente, el niño recibirá su tratamiento específico a nivel sensorio-motor, cognitivo, social o comunicativo, creando para ello un entorno lo más rico y motivante para el aprendizaje.

Aunque la mayoría de tratamientos se realizan de forma individualizada, los beneficios que aporta en determinados niños el intercambio socio-afectivo entre iguales serán igualmente valorados por nuestro equipo de profesionales, que adaptados a las necesidades específicas del niño, vienen a complementar su tratamiento.

Cada niño procesa y facilita el acceso a la comunicación, el movimiento, el juego, las actividades y la relación entre iguales, siendo nuestra tarea promover la mayor funcionalidad en sus aprendizajes y autonomía. Propiciando para ello, la adaptación del entorno y la elaboración de materiales específicos e individualizados.

ATENCIÓN A LAS FAMILIAS

Se realizarán tutorías de forma periódica con los siguientes objetivos:
– Explicar o evaluar el programa del niño atendiendo las necesidades reales de las familias.
– Explicar pautas de manejo postural, de alimentación, comunicación o estimulación cognitiva.

TEMPORALIDAD

Atendiendo al Calendario Escolar 2017/2018 para la Provincia de Almería, el Programa Integral de InterActúa, comienza el día 11 de septiembre y finaliza el 22 de julio.

PRECIOS Y MATRÍCULAS

Consultar según las necesidades y objetivos del Programa Específico de cada niño.
Grupos reducidos

INFORMACIÓN Y CONTACTO

Avda. del Mediterráneo, 9. Local 11. 04007 Almería.

Tlfs. 950 106 823 / 644 011 135

http://www.interactua.es

Publicado en Sin categoría

EL JUEGO SIMBÓLICO

Ana Ramos.
Psicóloga de Centro InterActúa.

Antes de hablar de juego simbólico, veamos qué es el juego. El juego es, en general, aquella actividad recreativa, de ocio, que nos gusta y con la que disfrutamos. El juego es una fuente de placer, un medio de expresión, experimentación y creatividad.
Juego simbólico es aquel en el que los niños son capaces de imitar y representar actividades, conductas, roles y situaciones que tienen lugar en la vida real. Aquí los objetos que utilizamos tienen un significado añadido, ya que de algún modo se transforman para simbolizar otros objetos que no están ahí. Este juego es posible ya que se recrean diferentes situaciones a través del juego que implican “hacer como si” comiera, usando un palillo en vez de una cuchara o “hacer como si” fuera la madre o el doctor de su muñeca.Se trata de una actividad que le ayuda a desarrollar y ampliar su lenguaje, desarrollar la empatía, asimilar el mundo que les rodea, la imaginación y creatividad, la cooperación y socialización, fomentar la toma de decisiones así como el desarrollo de su autonomía, trabajar la canalización de emociones, sentimientos y consolidar sus representaciones mentales.
¿Cómo saber qué juguetes o juego corresponde con la edad de cada niño?
Para ello nos basamos en su desarrollo evolutivo con el fin de estimular y potenciar su aprendizaje. A cada rango de edad le corresponde una fase, la cual tiene que ir de forma consecutiva. En relación al juego en la infancia y el número de fases, la teoría más conocida es la de Jean Piaget (1896-1980), psicólogo y biólogo famoso por sus estudios sobre la infancia, el cual sostenía que la dificultad de los juegos va en concordancia con el desarrollo de su inteligencia, hablamos de la “Teoría del Desarrollo” y “Estadios Evolutivos”.

Edad Tipo de juego Estadio
De 0 a 2 años Funcional o de ejercicio/Construcción Sensioromotor
De 2 a 6 años Simbólico/Construcción Preoperacional
De 6 a 12 años De reglas/Construcción Operaciones concretas
De 12 a 18 años De reglas/Construcción Operaciones formales

Juego Funcional o de Ejercicio
Es un juego de ejercicio, que no entraña ningún simbolismo, sino sólo repetir por placer movimientos y actividades para lograr controlarlas.Los juegos se centran en la acción, los movimientos, la manipulación, la experimentación y la observación.Ejercitan los sentidos y el movimiento favoreciendo el conocimiento del mundo que les rodea.Empiezan jugando con su cuerpo para terminar dominado el movimiento y con ello el espacio.

Juego Simbólico
La función simbólica es la capacidad de imaginar, recordar situaciones, objetos, animales o acciones sin que estén presentes.En esta etapa aparecen algunas fobias y miedos, en las que el juego puede resultar muy útil para canalizarlos y aprender a enfrentarse a ellos.Como se dice al inicio, el juego simbólico tiene beneficios como, comprender y asimilar el entorno, conocer los roles sociales, normas de conducta, valores y la socialización, favorece la imaginación y la creatividad y desarrollar el lenguaje.
Proceso que siguen las relaciones entre los niños/as en el juego simbólico.
Juego Individual: Al principio el niño juega sólo sin tener en cuenta a los demás. Este tipo de juego es frecuente antes de los 2 años.
Juego Paralelo: Es un tipo de juego individual, parece que los niños/as, juegan juntos, pero no hay ninguna relación entre ellos, observan a sus iguales sistemáticamente, modificando a veces el propio juego por imitación del juego que ven realizando a los demás. Normalmente este tipo de juego es más frecuente entre los 2 y los 4 años.
Juego Compartido: Juegan juntos organizando entre todos el juego, se observa este tipo de juego a partir de los 4 años.

Juego de Reglas
Aparecen hacia los 4 o 5 años, pero no será hasta los 6-7 años cuando se conviertan en base de los juegos. Son el grado superior en la evolución del juego simbólico y están ligados al desarrollo de las relaciones sociales. Combina el ámbito sensoriomotor, intelectual e imaginativo. La diversión más que del juego proviene del resultado. En esta etapa es cuando se enseña a ganar y perder, respetar turnos y opiniones, se afianza el aprendizaje de conocimientos y habilidades junto con el desarrollo del lenguaje, memoria, razonamiento, atención y la reflexión.
Juego de Construcción
Aparece a los 12 meses y va evolucionando a lo largo de la infancia. Facilita motricidad fina y gruesa y la coordinación óculo-manual, desarrolla atención y concentración, estimula el esfuerzo por alcanzar una meta, facilita la práctica del pensamiento abstracto, potencia la creatividad y facilita el juego compartido y la socialización.

Para terminar, podríamos decir que a través del juego el niño experimenta, comprende la realidad, aprende normas y valores, libera tensiones, desarrolla su imaginación, resuelve conflictos y se socializa. El juego contribuye al desarrollo motor, cognitivo, social y afectivo.
En cuanto al desarrollo motor: Favorece el control del cuerpo, postura, marcha, fuerza y equilibrio. Favorece la integración de las percepciones visuales, auditivas, táctiles y motoras a escala cognitiva y facilita el desarrollo psicomotor al manipular, saltar, con la sincronización de movimientos, motricidad fina y gruesa y la coordinación óculo-manual.
Las aportaciones al desarrollo cognitivo son; el desarrollo del pensamiento y la inteligencia, desarrollo del lenguaje, percepción y comprensión del mundo que les rodea, desarrollo de la imaginación y creatividad, aprendizaje de relaciones causa-efecto, diferenciar formas, colores y texturas y comprensión del funcionamiento de los objetos.
En cuanto al desarrollo social; la adquisición de normas, valores, costumbres, roles, conocimientos y conductas de la sociedad en la que vive. Conformación de la personalidad y el concepto de sí mismo y la socialización al respetar las reglas, esperar el turno, cooperar, compartir y sobre todo establecer vínculos de amistad.
Por último el juego favorece el desarrollo emocional y afectivo ya que ayuda a exteriorizar emociones, agresividad y sexualidad, fomenta la autoestima y autoconfianza en sí mismo, descarga tensiones y temores, tiene función de catarsis, sirve de aprendizaje de técnicas de solución de conflictos, asimilación de experiencias positivas y negativas y fundamentalmente aprenden a asumir roles socioemocionales.
Podemos decir que es cuando lo real pasa a ser imaginario y lo literal se convierte en fantasía.